viernes, 22 de marzo de 2013

vivir feliz.


El 06 de octubre de 2007 me vinieron ha recoger al instituto  y me dijeron que la que considero mi madre había fallecido.

Me dijeron que mi abuelo trato de reanimarla en el suelo de casa, hasta que llegaron mis familiares y que no logro despertar, y le dijeron que era mejor dejarla descansar.

No tuve ni un momento de verla mas viva, cuando estuve enfrente de su ataúd me senté a su lado, y le agradecí todo lo que había hecho por mi.

Le agradecí por la forma en la que me crió... pero lo triste es que no pude decirse cuando estaba viva.

Nunca le dije cuanto la amaba... nunca le dije nada hasta ese momento, después de eso bese la madera y le dije adiós.

Fui a sentarme lejos y escuchaba a todos los demás lloran, pasaron horas hasta que vino mi tío y le pregunte: ¿ ya ha terminado esto ? y mi tío me contesto: si, todo ha terminado ya.

Hasta hoy ella sigue en mis recuerdos, cuando trabajo, cuando estoy solo, cuando hago todo.

Por que ella me enseño a como amar, como ser amable, como ser yo mismo y no fingir por nadie.

Vivir cada segundo como si fuera el ultimo y siempre ayudar a los demás.

Siempre recordare:

" Vivir sencillamente para que otras personas sencillamente puedan vivir "

Todos los días me acuerdo de ti, Te quiero abuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario