lunes, 8 de marzo de 2010

Hacen falta dias suficientemente buenos...

Creí estar sometido al olvido, para cupido
tener prohibido caer herido por su flechazo
creí que un solo sentido dominaba mis latidos
hasta que fui bendecido por tus abrazos
hoy me siento protegido entre tus brazos
a tu lado no hay penas
soy hombre lobo que en ti encuentra eterna luna llena, nena
preso de tus cadenas siento plena libertad
y verdad, es que ti solo tu ausencia me logra inquietar
quiero verte en cada viñeta de mi historia
y es que, contigo la vida, es menos ácida
y sabe a victoria
tu trazas mi trayectoria en esta esfera
y eso genera no temer a perder atado a ti una vida entera

Pero los sueños se acaban
y en mitad de los años
yo vivo aislado como un ermitaño
por el desengaño
enganchado a esta droga como antaño
es la soga que sujeta mi alma
y subir con calma, peldaños
sufren daños por su fe
y deben mirar más allá
suplen vidas por batallas
y estallan por la catástrofe
años atrás toqué aquel cielo y te invoqué
pasé semanas buscando un porqué desde miles de enfoques
en forma esta mi mente
mi corazón a trozos
son fragmentos de ilusiones
en pozos, que me hacen fuertes
sé que existe un paraíso
sé que el cielo se puede pisar
pero las luces que hoy divisas pueden eclipsar.


Fue como la venganza,
conquistó un corazón puro
y edificó un muro
en forma de apariencia de un carácter duro
que importaba el futuro
con un pasado clavado
que importaba el legado de mi nombre
siendo un hombre atado al odio
si dios no dio señales de existencia
tampoco las pedí
solo creí en mi ciencia
vi el amor como una esencia efímera
en fin eras nuevas llegaron,
rastros de corazones rotos
a cambio de sexo liberar
creyendo liberar mi mente y calmar mi mal
obrando a veces de un modo menos racional, mas animal
hasta que un talismán
me liberó de aquella hipnosis,
una chica rompiero mi crisis
con sólo una mínima dosis

Después de aquel naufragio, mi frágil
corazón se refugio en un canto ágil
que mi voz os contagió
mi mente potente rugió
y no eligió un guión
vine a escapar de tus normas
es mi misión, mi religión
quiero romper cadenas
que mis pies caminen libres
quiero vivir en libros
junto a biblos en otros siglos
lideres conducen cauces
son guerras sin pausa
palabras que seducen sin causa
creando títeres
la oscuridad creo mi luz
tu sociedad se que es la cruz
envejeció esta juventud, no su virtud
soy un escriba del templo
un alma que esquivo tu tiempo
una vida prohibida que hizo valer el desaliento en esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario