domingo, 7 de febrero de 2010

Invicto

En la noche que me envuelve
negra como un pozo abominable
yo agradezco al dios que fuere
por mi espíritu inconquistable.

Atrapado en este circunstancial lugar
yo he gemido pero no he llorado
ante las puñaladas que me deparó el azar
mi cabeza sangra, pero no me he postrado.

Mas allá de este lugar de furia y de lágrimas
me acosan las sombras con terror.
Pero tantos años de amenazas
me encuentran sin temor

Ya no importa cual fue mi camino
ni cuantas culpas he acumulado.
Soy el dueño de mi destino
Y mi alma yo mismo he guiado


Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma



Amo de mi destino, capitán de mi alma, cada uno es responsable de lo que hace, cada dia que pasa vamos construyendo nuestro futuro.



Sublime

No hay comentarios:

Publicar un comentario