lunes, 27 de abril de 2009

Sin abejas, no hay hombre.

“Si la abeja desapareciera de la superficie del globo, al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida. No más abejas, no más polinización, no más plantas, no más animales, no más hombres”

Albert Eintein

Las abejas liban el néctar de las flores y al hacerlo transportan el polen de una flor a otra favoreciendo la polinización. Si esta no se produce las plantas acabarían desapareciendo. Esto produciría un desequilibrio en la cadena alimenticia que provocaría la muerte de miles de especies animales y, en última instancia, la extinción del ser humano.


Por otra parte... ¡es cierto! las abejas se están muriendo a millones en toda la Tierra desde hace años. Los científicos lo llaman síndrome de despoblación de colmena, ya que las abejas no sólo se mueren sino que también desaparecen Se habla del 70% de las norteamericanas y el 60% de las europeas en el período 1997/2007. Las causas que se barajaban eran múltiples, el calentamiento global, un nuevo virus, los pesticidas, la radiación, las plantas transgénicas o incluso a las ondas de los teléfonos móviles.

Hace algún tiempo unos investigadores españoles se convirtieron en referencia mundial al descubrir la causa de la desaparición de las abejas. Se trata de un parásito asiático llamado “Nosema ceranae”. Este parásito provoca debilidad en las abejas infectadas y estas, como mecanismo de defensa, se alejan de la colmena muriendo lejos de ella. de ahí la desaparición. De esta forma la Nosemosis, enfermedad producida por el hongo, tarda entre seis meses y un año y medio en matar una colmena.

La infección tiene tratamiento si se diagnostica a tiempo.

Entrevista con Mariano Higes, uno de los investigadores españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario