lunes, 27 de abril de 2009

Hombre,¿Ser inmortal?

-Un ser inmortal es un ser que no muere.
-Todo ser (inmortal o no) ocupa un espacio físico.
-El espacio físico disponible sobre la tierra es limitado.
-Si los seres inmortales se reproducieran crecería el numero de ellos indefinidamente.
-Si el número de seres inmortales crece indefinidamente el espacio disponible se agotaría. Entonces:
1.-Los seres inmortales no pueden reproducirse –> Para evitar el problema de espacio.
2.-Si los seres inmortales no pueden reproducirse tampoco pueden nacer –> Por aquello del huevo y la gallina.
3.-Los seres inmortales al no nacer no pueden existir –> Por aquello de la no
-generación expontanea.
Por ende:
Somos mortales por problemas de espacio.

Pero el universo es infinito...

La agencia del medicamento estadounidense, FDA, ensaya ya medicamentos en animales para retrasar el envejecimiento. Parece que los científicos se han dado cuenta que envejecer puede ser un proceso alterable. Aún habrá que esperar. Ninguna de las sustancias ensayadas ha mostrado su efectividad todavía

La esperanza de vida en el mundo desarrollado ha aumentado cerca de siete años en los últimos treinta. Los mayores de 65 años constituyen actualmente el 17,1% de los europeos, y serán el 30% en 2060. También serán más los octogenarios: del 4,4% actual, al 12,1%. Los demógrafos son los primeros sorprendidos por el hecho de la mortalidad en los mayores no se estanque, sino que esté bajando. Nadie, según ellos lo esperaba.

La cuestión sin embargo es otra: ¿Es posible posponer el envejecimiento humano? ¿Sería posible retrasar la muerte natural por muchas décadas? ¿Sería incluso posible evitarla?

La pregunta básica que los científicos tratan de responder para dar solución a estas cuestiones, es porqué el organismo empieza a funcionar de forma menos “perfecta” con la edad. Afirman que la respuesta está en la evolución.

No hay todavía conclusiones unánimes para definir claramente cuáles son los mecanismos que ocurren para que el organismo “falle”, pero hay ciertas teorías. Por ejemplo, se acepta de forma general que nuestro organismo va acumulando daños con el tiempo, de todos estos daños, los más importantes son los que afectan a las células madre.

No sabemos todavía si hay posibilidades reales de frenar o incluso revertir el envejecimiento. Sólo se sabe de momento, que cientos de mutaciones genéticas son ya capaces de prolongar la vida en gusanos, levaduras, moscas de la fruta y ratones. Los genes implicados, son siempre los relacionados con el metabolismo, el crecimiento, la nutrición y la reproducción. Muchos de los mecanismos ensayados funcionan igual que uno, que desde hace un siglo ya, se sabe que prolonga la vida en los ratones: la restricción calórica.

¿Se lograrían resultados igual de llamativos con los seres humanos? Nadie lo sabe aún.
El mensaje global, dentro de la comunidad científica no es pesimista.

La mayoría coincide en que para afectar a la longevidad humana, seguramente habrá que combinar diversidad de fármacos y sustancias, o incluso hacer “artificialmente” el trabajo de regeneración que unas ancianas células madre, no pueden hacer en nuestro organismo. Por supuesto, en este caso faltaría resolver la cuestión del cerebro: nuestras neuronas almacenan recuerdos, experiencias vitales, no se regeneran: ¿Tendremos cerebros jóvenes sin recuerdos?

Así pues, a la pregunta de si algún día el hombre podría ser inmortal, la respuesta es todavía un, “no lo sabemos”, pero los científicos se muestran muy optimistas en cuanto a la posibilidad de prolongar la vida y conseguir además, que esta sea mejor.

Muchos científicos creen ya que el envejecer, el deterioro físico que sufrimos al hacernos viejos, está a punto de dejar de ser un mandato de la evolución para pasar a convertirse en una “enfermedad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario