viernes, 24 de abril de 2009

El Puente de los suspiros de Venecia

El hombre es hombre por su capacidad de pensar, y sobre todo por su capacidad de imaginación.

Una imaginación que le lleva muchas veces a torcer la realidad, a embellecer lo que no es, naciendo así leyendas que calan en el pueblo. Y si de amor se trata, mucho más vuela la imaginación, siempre dispuesta a soñar con una bella historia de amor.

Eso es lo que le ocurre al famoso Puente de los Suspiros en Venecia. Ya de por sí Venecia (salvo que te pille un día de inundación, de malos olores o de mosquitos) es una ciudad muy romántica, en la que es muy difícil ver a las parejas sin ir de la mano o abrazadas.Por eso se asociaba este puente a los suspiros de los enamorados.

Nada más lejos de la realidad, pues este bello puente lo que une son las dependencias del Palacio Ducal con las mazmorras, con la antigua prisión de la Inquisición (Piombi), cruzando el Rio Di Palazzo.Se trata de una construcción barroca del siglo XVII.

Suspiros si, de amor tal vez, pero de amor a la libertad o a la vida que iban a perder, pues ese era el recorrido que seguían los presos y su última visión de Venecia antes de volver a recuperar la libertad.

Todo lo bello que es por fuera, por dentro nada de nada, pues es simplemente un paso entre las dependencias. Pero eso sí, te sientes el hombre o la mujer más importante del mundo, pues todas las cámaras se dirigen donde tu estás sin parar de disparar fotos.Aunque lo de hacer una foto, tampoco es una cosa sencilla, por lo menos si lo que quieres es que te la hagan a ti, pues está más apretado que el metro a hora punta. Y por supuesto, hacer la foto del puente vacío con la vista hacia el Puente de los Suspiros, es totalmente imposible.

¿Cómo puede verse este puente? Muy sencillo, pues lo encontrarás cuando salgas del embarcadero (puerta obligada a Venecia) y camino de la famosa Plaza de San Marcos, justo antes de llegar al Palacio Ducal.

A la izquierda el mar y a la derecha el puente.

Si quieres acceder a su interior, forma parte de la visita al Palacio Ducal, cuya parte final incluye la visita a la cárcel y las mazmorras que estaban en el edificio anejo y que como he dicho para acceder a ellas había que pasar por este puente.

Otra de las virtudes de este puente, es que su visión es gratuita, pues los venecianos todavía no han conseguido hallar una manera de cobrar por verlo (por fuera, que por dentro ya pagas para entrar al Palacio Ducal).

Existen más puentes de los Suspiros en el mundo.

Encontramos también en Cambridge y otro en Oxford (Reino Unido) y hay otro en el distrito de Barranco, en Lima, Perú.

De todos modos, deja volar tu imaginación y suspira,
porque quién sabe si algún día podrás volver a Venecia acompañado de tu amor.
¡Los suspiros son aire y van al aire!
¡Las lágrimas son agua y van al mar!
Dime, mujer, cuando el amor se olvida
¿sabes tú adónde va?
(Becquer)

¿Qué es es un suspiro?
Un beso reprimido.
¿Qué es un suspiro reprimido?
Un beso no deseado.

1 comentario:

  1. has estado en venecia??? tiene que ser precioso, excepto por los mosquitos, las inundaciones o los malos olores xD

    ResponderEliminar