viernes, 27 de febrero de 2009

Sustituyente de la viagra

Más sandía y menos Viagra.

Los científicos han descubierto que la veraniega fruta contiene ingredientes similares a los del medicamento, por lo que su consumo puede disparar la libidoTantos miles de euros gastados en Viagra y ahora van los científicos y nos dicen que la sandía, que está tan rica y es tan barata, tiene efectos muy parecidos a los de la milagrosa pastilla azul. Todo esto, según un estudio difundido por científicos de la Universidad A&M de Texas.

Por lo visto, la culpa la tiene la citrulina, una sustancia capaz de relajar los vasos capilares. Además, al ser convertida el un aminoácido llamado arginina, la citrulina es mano de santo para el corazón y para los sistemas inmunológico y circulatorio, ayudando a eliminar, de paso, amoníaco y otros compuestos tóxicos del cuerpo.

En una rueda de prensa, Bhimu Patil, director del Centro de Mejora de Frutas y Vegetales de la Universidad A&M, declaró que "es posible que la sandía no sea tan específica en cuanto a su uso como el Viagra, pero [su consumo] es una buena forma de dilatar los vasos sanguíneos sin producir efectos secundarios".

Patil añadió que “cuanto más estudiamos la sandía, más nos convencemos de lo asombrosa que es la fruta al proporcionar elementos de fortalecimiento al cuerpo humano; la lista de beneficios se alarga con cada investigación”.

La única pega es que la parte de la sandía que contiene más cantidad de citrulina es la menos apetitosa: la zona blanca, es decir, la cáscara, que normalmente no se consume. Por eso, el laboratorio de Patil tiene ahora un reto: conseguir que la citrulina se condense en la parte roja de la sandía. De esta manera, no será necesario mordisquear las cáscaras para beneficiarse de los prodigiosos efectos afrodisíacos de esta deliciosa fruta.

Conclusión:"Pues para rendir al maximo sandia!"

1 comentario:

  1. Jajajaja los chiringuitos en verano se van a forrar!! ... los granizados de Sandía se van a terminar antes de abrir jejejej

    ResponderEliminar